Guerra económica: acaparamiento y especulación.

El acaparamiento y especulación se ha convertido en un grave problema para la población del país. Las fuerzas revolucionarias lo han venido combatiendo con un importante despliegue contra de la especulación (aunque aún insuficiente), con una mayor distribución de alimentos por parte de Mercal y Pdval, con mayores importaciones, con los esfuerzos de diálogos del gobierno con los diferentes sectores económicos para lograr un incremento de su producción.

Las fuerzas motrices de la guerra económica continuada, a la que ha sido sometida la revolución con variada intensidad durante 14 años, las podremos derrotar definitivamente cuando dispongamos de un aparato productivo y un sector socialista sólidos. Mientras tanto, tendremos que convivir con esta economía rentista-capitalista, en la que somos altamente vulnerables. La tarea de largo aliento consiste en avanzar en la creación de una economía productiva y orientada por principios socialista, contemplada en el Programa de la Patria.

Encuentro del Presidente Maduro y las Empresas Polar.

El encuentro sostenido entre el Presidente obrero, Nicolás Maduro, y el paladín de la burguesía local, Lorenzo Mendoza, ha generado algunas críticas desde algunos sectores radicalizados del chavismo. Escudados en una fraseología marxista parecen olvidar un elemento esencial, precisamente que el marxismo es siempre “el análisis concreto de situaciones concretas”. Una política aislada de las realidades corre el peligro de naufragar en radicalismos o la rendición.

Las realidades nos indican el despliegue de una guerra económica, la existencia de una economía enclenque y la necesidad de las fuerzas revolucionarias de salir de esta situación, que trae consigo un alto costo político y otros impactos de diferente naturaleza.

A raíz de esta reunión, el gobierno de Nicolás Maduro, reconocido por la inmensa mayoría del país y del planeta, ahora también es reconocido por el capitán de la burguesía criolla, una verdadera cachetada a la derecha fascista en su afán desestabilizador. El dialogo no es síntoma de debilidad, más aún, el gobierno bolivariano hizo valer su autoridad. No renunciamos a nuestros principios, dimos un paso adelante en la normalización total del desempeño económico del país, obligando a una gran corporación como la Polar a colaborar con la política gubernamental. No nos hacemos ilusiones, no son fuerzas socialistas con las que nos sentamos a dialogar, pero los comenzamos a neutralizar en la guerra económica.

Avances muy importantes en lo internacional

El plano internacional arroja un balance altísimamente positivo para la revolución. El intento de buscar ayuda en el exterior por parte de la oposición ha tenido un impacto muy reducido. Han logrado el apoyo solo de un grupo de dirigentes de partidos de la derecha regional, especialmente en Perú, Chile y Colombia, ninguno con responsabilidades gubernamentales.

Por otra parte, el gobierno de los EE.UU, que ha lanzado agresiones  infames en contra de nuestro país, les ha brindado todo su apoyo, lo cual evidencia claramente que la derecha del país es inocultablemente servil a los propósitos imperialistas.

La reciente y tremendamente exitosa visita del Presidente Maduro por el Mercosur, la reunión de las naciones que conforman Petrocaribe, con el lanzamiento de un proyecto para la creación de una zona económica, y la visita de amplísimo espectro del Vicepresidente chino, han demostrado que lejos del aislamiento internacional de nuestra revolución promovido por la derecha fascista, los aislados son los enemigos de la revolución bolivariana.

La visita de la delegación de alto rango de la República Popular China (RPCh.), no solo deja un conjunto de importantísimos acuerdos y proyectos de naturaleza estratégica, sino también la consolidación de los nexos con una potencia mundial de la dimensión de la República Popular China, todo ello en la búsqueda del mundo multipolar, del equilibrio planetario que nos permita neutralizar la agresividad del imperialismo estadounidense.

Gobierno de Calle

Asimismo, es de destacar el máximo despliegue que exhibe el gobierno del Presidente Maduro en el marco del Gobierno de Calle. Este mecanismo trata de acercar lo más posible al gobierno con el pueblo, poner la gestión a su servicio y exponerlo al escrutinio público. Las experiencias recogidas son altamente positivas, no solo en lo que se refiere a los proyectos aprobados, sino en el efecto político de la gestión gubernamental.

En ese contexto, destaca la línea de acción desplegada por el gobierno bolivariano para combatir el problema de la inseguridad. La Misión a Toda Vida Venezuela cuenta ahora también con la participación de toda la FANB en el contexto del plan Patria Segura. El gobierno ha asumido la tarea de la seguridad ciudadana como parte esencial de la gestión pública y lo asume de manera integral, incorporando elementos de patrullaje policial, mejoramiento de los organismos de administración de justicia y el tema de la prevención en forma de programas deportivos, culturales y sociales. Es la única manera de afrontar seriamente este grave problema de social.

La derecha y la impugnación de las elecciones

Por su parte, los líderes de la derecha fascistas persisten en su estrategia de desconocimiento del gobierno del Presidente Maduro como parte de todo un proceso de desestabilización, que genere la ingobernabilidad del país con altísimos costos políticos. Fracasado el plan conspirativo activado el 14 de abril, ahora insisten en el desgaste a mediano plazo. Para ello, están obligados a mantener motivados y movilizados a los sectores más violentos de la derecha, a los fines de elevar la tensión política que pretenden instaurar en el país.

Allí se inscribe el recurso introducido ante el TSJ solicitando la nulidad de las elecciones y su repetición. La oposición no tiene absolutamente ninguna prueba de un fraude inexistente, pero están obligados a mantener al país en vilo. Por ello, introduce una demanda con “pruebas” disparatadas. Lo relevante para ellos ya no es la aprobación de su demanda, se persigue mantener con apoyo mediático la tesis del fraude y, a partir de ello, crear falsas expectativas que alimenten el activismo de las fuerzas más radicalizadas del fascismo local.

Tareas del Partido

Ante todo este cuadro, el partido y las fuerzas revolucionarias deben intensificar el despliegue, derrotar en la calle los intentos de insurrección, como lo han hecho hasta el momento. ¡La primera tarea de toda revolución es defenderse! Puntos rojo, recorridos, toma de paradas de transporte, de fábricas, universidades… Ahora más que nunca debe estar el partido vinculado con el pueblo, organizándolo y dándole orientación política. Esa es una tarea vital, permanente del partido revolucionario, especialmente cuando la contrarrevolución acecha.

Además de ello, es indispensable atender los problemas de la especulación y la lucha contra la delincuencia. Estas tareas no tendrán éxito sin un pueblo organizado. Aquí es donde debe intervenir el PSUV y sus militantes, como vanguardia del pueblo que anhela y lucha por el Buen Vivir. Se requiere de un máximo de articulación entre el gobierno, el pueblo y las fuerzas revolucionarias, encabezadas por el PSUV.

Este despliegue debe ser bien organizado, contundente, a escala nacional, con un mensaje claro. Las luchas por mejorar las condiciones de vida del pueblo deben inscribirse en la estrategia de la transición al socialismo.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve