En este análisis de coyuntura resumimos elementos referidos a los dramáticos sucesos de abril del 2002 y del primer año de gobierno del Presidente Nicolás Maduro.

Golpe de Estado y contragolpe revolucionario hace 12 años

Hace doce años ocurrieron sucesos realmente dramáticos en el país. Desde el proceso constituyente venían escalando las tensiones políticas y sociales en el país. Se venían agudizando las contradicciones entre la revolución bolivariana, por una parte, y la contrarrevolución alentada por el imperialismo estadounidense, por el otro.

Se había desvanecido la esperanza de la oligarquía de “manejar” al comandante Chávez, utilizarlo en función de los intereses de la burguesía y las corporaciones transnacionales.

Con las Leyes Habilitantes, especialmente las Leyes de Hidrocarburos y de Tierras, se exacerbaron los antagonismos a los máximos niveles. Se tocaban intereses neurálgicos del viejo sistema puntofijista. Se atentaba en contra del control transnacional sobre el petróleo venezolano y los obsoletos intereses terratenientes.

En ese momento se alinearon los grupos económicos, el gobierno estadounidense, los partidos de la oposición, los medios de comunicación privado, el generalato sedicioso, la derecha internacional, las corporaciones petroleras, en un movimiento insurreccional que, sobre a base de la mentira, le montaron una emboscada a la democracia venezolana. El Comandante Chávez fue secuestrado y fueron disueltos los poderes públicos por parte de los usurpadores de la presidencia en medio de una despiadada represión.

 Después de 48 horas de dramáticos acontecimientos, se produjo la restitución del comandante Chávez. La movilización popular y la unidad cívico-militar hicieron posible la exitosa  contraofensiva revolucionaria

Siempre hemos dicho que una revolución debe estar en capacidad de defenderse y la revolución bolivariana demostró que estaba en capacidad de ello. Esto es vital. Cuando los cambios han madurado, ningún proceso de transformaciones puede detenerse por temor a la reacción de la oligarquía.

No debemos nunca subestimar a los enemigos, pero tampoco detenernos ante el temor de contradicciones inherentes al avance de la revolución, cuando esta última tiene la fortaleza para profundizar los cambios. En este sentido, juega un papel crucial la existencia de un partido revolucionario de vanguardia, sin el cual es casi imposible garantizar la irreversibilidad de esos cambios.

A la luz de aquellos sucesos, se ratifica que el imperialismo nunca descansa y que el petróleo sigue moviendo la historia del país. El petróleo constituye el principal objetivo de los ataques imperialistas. Acá destaca igualmente la enorme relevancia del contexto internacional en el desarrollo de nuestra revolución. Los cambios en la correlación de fuerza regional a favor de los pueblos es esencial para nuestro futuro.

Primer año de gobierno del Presidente Nicolás Maduro

Hoy estamos cumpliendo el primer año de gobierno del Presidente Maduro. Sin lugar a dudas, se trata del año más complejo de la revolución bolivariana.

En un breve balance de este difícil período destaca, en primer lugar, el enorme esfuerzo realizado por las fuerzas chavistas para derrotar la arremetida fascista y la agresión imperialista, la guerra económica y el intento desestabilizador en el marco de las elecciones de diciembre del 2013. Estos éxitos revolucionarios han garantizado la paz del país.

En ese trance, le hemos impuesto a la derecha, alucinada por la vía del terrorismo, la agenda democrática del dialogo. Hemos doblegado el carácter terrorista de la oposición venezolana. Con Nicolás Maduro al frente se ha consolidado la unidad del chavismo, base primordial para la ofensiva revolucionaria que ha generado victorias históricas en estos últimos 12 meses.

En segundo lugar, hay que subrayar el desarrollo del Presidente Nicolás Maduro como estadista y líder del chavismo. Después del durísimo golpe político y espiritual que representó el fallecimiento del Comandante Chávez se observa el ascenso del presidente Maduro. Por supuesto, no insinuamos que alguien pudiera llenar el vacío dejado por él, pero es un hecho destacable el desarrollo político del Presidente Maduro en este breve espacio de tiempo, constituyendo la política de Gobierno de Calle un mecanismo de permanente comunicación con el pueblo venezolano.

Asimismo, en ese año de gobierno se le ha dado continuidad al legado del comandante Chávez. Entre otras líneas de acción, desde el gobierno se sigue impulsando la gran obra social de la revolución bolivariana, lo cual en medio de las enormes dificultades económicas generadas fundamentalmente por la guerra económica constituye un enrome mérito del gobierno revolucionario. Se ha consolidado la unión cívico-militar y se profundiza la política de integración bolivariana. De la misma manera, el chavismo sigue avanzando en al construcción del poder popular. No se ha perdido de vista este objetivo trascendental en nuestra revolución, garantía del avance irreversible de la revolución chavista.

Los grandes desafíos, después de este año de tensiones, turbulencias y desafíos, se pueden resumir en la necesidad de elevar los niveles de eficiencia de las políticas revolucionarias. El “golpe de timón” del Comandante Chávez se ha convertido en una necesidad impostergable.

Constituye un reto de primer orden, el desarrollo de una política económica coherente, que supere la guerra económica y, con ella, la inflación, el desabastecimiento y la tendencia a frenar el aparato productivo.

Para avanzar en cada una de esas tareas y en el resto de los objetivos históricos del Programa de la Patria, es indispensable relanzar al PSUV como gran vanguardia de la revolución bolivariana. En ese sentido, el Congreso del PSUV será una prueba de fuego que estamos obligados a superar exitosamente.

                                                                                                                                 Jesús Faría

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve