El SICAD, mecanismo para dinamizar el crecimiento económico

Todos los países están conectados con el resto del mundo, ningún país puede funcionar tan solo con los recursos disponibles nacionalmente.

Esto significa que del precio de la divisa dependen muchas cosas en el país y, especialmente, en la economía nacional. Las importaciones, las exportaciones, la inflación, el crecimiento económico…, están sujetos en buena medida a esta variable. Mientras tanto, el cumplimiento de las obligaciones internacionales está sujeto a la abundancia de las divisas disponibles.

Luego de la corrección cambiaria a comienzos de año, estalló una brutal ola especulativa, todo ello en el marco de un plan de desestabilización política. Acaparamiento, especulación…, tenían la misión de derrocar al gobierno del Presidente Maduro.

Con ese antecedente y ante la situación actual de creciente estabilización económica y política, el gobierno ha anunciado el lanzamiento del SICAD en función de complementar la oferta de divisas generadas por CADIVI, para garantizar que la economía pueda abastecerse de las divisas necesarias para crecer dinámicamente. Asimismo, el SICAD está llamado a controlar el acceso a este mecanismo de asignación de divisas, evitar que sean empresas de maletín las beneficiadas o que esas divisas vayan a parar al mercado “negro”. Este mecanismo será de gran utilidad para reactivar el proceso de crecimiento de nuestra economía.

Del pasado reciente debemos extraer al menos dos enseñanzas. No se puede ignorar el carácter rentista de nuestra economía, heredado de los últimos 60 años, y pretender su funcionamiento sin divisas. Por otra parte, es inadmisible dejar en manos de la banca privada el mecanismo cambiario como se hizo con el SITME, irregularidades que debemos investigar a fondo.

Mercosur, integración bolivariana y presidencia pro témpore de Nicolás Maduro

En la región latinoamericana se están produciendo proceso de integración de extraordinarias proporciones, en los que el Comandante Chávez jugo un factor motorizador. La CELAC, UNASUR, ALBA, entre otros, son esquemas de cara a consolidar la unidad de nuestra región, que nos permita resistir los embates del expansionismo imperialista, que descarga de nuestros hombros los costos que genera la crisis del capitalismo.

Ese fundamento de la integración latinoamericana no puede ser otro que el MERCOSUR, donde además de una población de más de 270 millones de personas, existe un gran potencial productivo, enormes capacidades de producción agrícola y agroindustrial, importantísimas riquezas naturales y ahora se le incorpora las mayores reservas de petróleo del planeta. Se configura una ecuación perfecta para el desarrollo soberano.

Adicionalmente, la incorporación de Venezuela al bloque económico introduce el tema social. Las políticas desplegadas en el país y los logros de las mismas son reconocidos en la región y serán de alto impacto en una integración que trasciende los tradicionales espacios comerciales y tocan el ámbito productivo, político y social. Ese punto en particular será promovido con la presidencia pro témpore del camarada Nicolás Maduro

Para nuestro país, la incorporación al MERCOSUR representa una enorme oportunidad para acelerar el desarrollo. El acceso de nuestros productos a un enorme mercado nos permitirá ampliar las escalas de producción, incrementar exportaciones, desarrollar relaciones comerciales sobre la base del respeto de los intereses nacionales y de las asimetrías, ampliar la base de la cooperación tecnológica y productiva… No obstante, las oportunidades siempre están asociadas a desafíos y retos. En nuestro caso, el mayor desafío lo constituye la necesidad de elevar nuestro desarrollo industrial.

La dialéctica de la integración bolivariana se observa en la relación soberanía- desarrollo. La integración consolida el rompimiento con el imperialismo y su institucionalidad, la defensa de nuestras riquezas petroleras con tantos pretendientes foráneos, en pocas palabras, la defensa de nuestra revolución; en tanto que, por otra parte, la soberanía plena solo se materializará en la medida en que elevemos sustancialmente el desarrollo

El ingreso de Venezuela al Mercosur se corresponde con cada uno de los 5 objetivos históricos del Programa de la Patria presentado por el Comandante Chávez, porque fortalece nuestra soberanía, propulsa la transición al socialismo y la unidad de nuestros pueblos. Se trata de una tarea estratégica.

Por otra parte, la incorporación de nuestro país en el Mercado Común del Sur (Mercosur) ha generado múltiples ataques. En lo internacional, la derecha continental más recalcitrante, los representantes del Gobierno estadounidense, los voceros de la oposición y los gremios empresariales, representantes de los intereses del gran capital, también han expresado sus críticas. Dicen que esto arruinará empresas nacionales, en razón de que no tienen capacidad de competir con las economías de Brasil y Argentina.

Nosotros preguntamos: ¿Por qué en su momento apoyaron un proyecto de anexión imperial, ese sí tremendamente pernicioso, como el ALCA? ¿Por qué no han hecho nada en los últimos 30 años para mejorar su competitividad? Con esta postura, el gran capital revela su carácter dependiente del imperialismo, así como su condición parasitaria. En todo caso se impone nuevamente la confrontación entre la patria grande latinoamericana contra el servilismo a los intereses imperialistas.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve