Martín Guédez

“Vacilar es perdernos”

Por, Martín Guédez

Una revolución que tenga como objetivo transformar la sociedad para salvarla de su extinción a manos de la pandemia del capitalismo tiene necesariamente que enfrentar duras resistencias. En la medida en que se tomen medidas que afecten en esencia los modos de producción, distribución y consumo basados en la dispersión del esfuerzo, la irresponsabilidad social y la explotación del hombre por el hombre estas resistencias serán más duras, pero hay que vencerlas o conformarse con maquillajes reformistas que siempre culminarán en el fortalecimiento del viejo sistema. El reformismo no es revolucionario sino una estrategia más del sistema capitalista.

Transformar las relaciones de producción entre los seres humanos es tarea fundamental en virtud de que serán estas las que determinen la conciencia social. No puede construirse un modo de vida basado en la igualdad, la solidaridad social o el amor como motor de las relaciones humanas en tanto las condiciones materiales en las cuales se desenvuelve la vida ordinaria de las personas continúen basadas en el egoísmo, la ambición y la explotación. Menos aún, si además la superestructura de la que mana el condicionamiento de la conciencia (religión, sistema educativo, medios de comunicación, etc.) continúa respondiendo a los intereses del viejo sistema.

En la medida en que el enfrentamiento entre ambos sistemas se traslade a lo sustantivo las contradicciones se harán más evidentes y la confrontación más radical. El sistema capitalista se defiende con todas las armas de las que está provisto por el aparato jurídico del Estado burgués que se dio a sí mismo. La Revolución Bolivariana está jugando una partida con cartas marcadas y todos debemos saberlo . Todo el sistema responde a la preservación de la clase dominante que le dio origen. Una buena parte de los revolucionarios lucen empeñados en derrotar al capitalismo –tarea inútil- con sus mismas armas. El árbol no les permite ver el bosque. En estos momentos el enfrentamiento se ha ubicado en el ámbito de dos bloques conformadores de la conciencia colectiva fundamentales: el sistema educativo y los medios de comunicación. Esa batalla la gana la Revolución o la gana el capitalismo y quien la gane habrá ganado la guerra.

Nos referiremos a uno de los cascabeles que hay que quitarle al gato. Veamos el debate sobre la Ley de Educación Universitaria y lo que considero debe ser el centro de las conquistas sin ceder “ni tantico así” ante la derecha neoliberal y apátrida. La situación de postración de educadores y educandos ante los valores del sistema capitalista no es obra de la casualidad. Particularmente desde el mismo año en que se declaró el neoliberalismo como pensamiento único para la humanidad por Ronald Reagan y la Sra. Thatcher (1980), se emprendió una tarea de demolición de la educación pública (primaria y media), con la complicidad activa de las centrales sindicales magisteriales del puntofijismo, complementada con la sistemática exclusión de los sectores populares de las Universidades Autónomas y Experimentales más costosas y punteras por vía de las Pruebas de Aptitud Académica (PAA) y las Pruebas de Admisión Interna (PAI). En 20 años la presencia de los sectores provenientes del sector público y –por supuesto- pertenecientes a los estratos más humildes (D y E), fueron reducidos a 12% en la UCV y 0.86% en la Universidad Simón Bolívar, entretanto los bachilleres provenientes del sector educativo privado y socioeconómicos (A, B y C) plenaron estas casas de estudios con un 88 y un 99% respectivamente. El estudiantado proveniente de los sectores populares excluido del sistema conformó eso que se conoció como “población flotante”, más de un millón de bachilleres pasaron a formar parte de esta población sin esperanza en menos de 20 años.

¿Debe extrañar a alguien que esos estudiantes de las universidades autónomas y privadas conformen hoy el Movimiento Estudiantil “manitas blancas”? Ahora bien, esto ocurre luego de 11 años de gobierno revolucionario. ¿Puede tolerar y cohonestar un gobierno revolucionario el hecho de que con el dinero de todos se financien a manos llenas los estudios de estos muchachos que pueden perfectamente costearse sus estudios y que en un enorme porcentaje no irán al campo de trabajo a servir a su pueblo sino a sus intereses individuales tanto por formación (¿deformación?) como por origen de clase, mientras se le asignan cuotas de miseria a los estudiantes pobres (UBV, UNEFA, Misión Sucre), quienes sí irán al mundo del trabajo a servir a su pueblo? ¿Debe el Estado (todas y todos nosotros) pagar la costosa formación profesional de personas que formarán parte de la grandes transnacionales o se irán del país a ofrecer sus servicios, en tanto que destina recursos marginales a la formación de los profesionales para la patria? Un estudiante de la “exquisita” Universidad Simón Bolívar le cuesta al pueblo unos 27.000 BsF por año; uno de la UCV, alrededor de 24.000 Bs.F por año sin tomar en cuenta los abundantes ingresos propios, (caso UCV), extensivo a otras) como: alquiler del Aula Magna, Estadios, Cantinas, Zona Rental, Pruebas Internas, etc., en tanto que cada estudiante de la UBV recibe para su formación un aporte de unos 2.150 Bs. F por año. La Universidad Bolivariana tiene cinco veces más estudiantes que la UCV y treinta y cinco veces más que la Simón Bolívar, mientras su presupuesto anual es cinco veces inferior al de la UCV.

Se acerca de nuevo –Con LOE pero sin LEU- el proceso de admisión a las universidades. ¿Podrán este año imponer el CNU y la OPSU los mecanismos aprobados para el ingreso basado en la vocación antes que en la prueba, o volverán estas universidades a hacer –como el año pasado- lo que les de la gana a pesar de estar en vigencia la LOE?, ¿Se hará un examen profundo a la distribución y ejecución de los presupuestos o continuará la “autonomía” siendo el refugio para toda clase de vagabundería? ¿Se aplicará una política de valoración sobre los logros y la pertinencia a los gastos en investigación de estas universidades reducidos en muchísimos casos a vacaciones de lujo en el extranjero e “investigaciones” acerca del levantamiento de majarete o la utilidad de los huequitos para regadera mientras se ignoran las necesidades de los planes de desarrollo nacionales? Reitero, ese cascabel hay que ponérselo a ese gato o seguiremos en una batalla sin futuro que al final perderemos. La inversión en educación es cosa social, es de supremo interés social, debe responder entonces a dos premisas: a) al interés social y no al interés privado, y b) Debe ser consecuencia de un acto de soberanía popular (absoluta, imprescriptible e intransferible) y no de unas cúpulas.

El otro gato sin cascabel es el de los medios de comunicación. Una emisora de radio, una televisora o un medio impreso es un medio de producción. El producto de esa unidad productiva lo determinará siempre el propietario del medio. Quien decide qué, cuanto y cómo se produce calzado en una fábrica de zapatos es el dueño de la fábrica. Esta fábrica producirá zapatos o condones si está en el interés de la ganancia de su propietario. Esperar que un medio de comunicación de propiedad privada produzca bienes (información, educación, entretenimiento, etc.) distintos a lo intereses del dueño del medio es de una insufrible ingenuidad. Del mismo modo que la fábrica de zapatos producirá bienes de alto interés social, mediante la planificación de la producción, orientándola a las necesidades sociales y no a la ganancia pura y dura si el medio de producción es de propiedad social. Un medio de comunicación de propiedad social producirá noticias, educación, cultura y entretenimiento para el bien, la paz y el progreso de la sociedad, respondiendo a los intereses del dueño (el pueblo) de ese medio. Todo lo demás es perdernos en un combate inútil y devastador.
¿Qué hacer de momento? Aplicar la ley con absoluta contundencia. Reivindicar el imprescindible don de la autoridad para un pueblo en marcha, como lo señala el filósofo Ernst Bloch, es prioritario. Habría bastado con aplicar la ley –y se está a tiempo porque lo delitos contra los derechos humanos son imprescriptibles- para que la mayoría de estos dueños de medios y un buen número de sus palangristas estuviesen presos, no fusilados como dice Noam Chomsky, porque en Venezuela no existe pena de muerte pero sí bien presos. Aplíquese la Ley, sobran las pruebas (públicas y notorias) de las transgresiones por estos personajes a los Códigos Penal (Art. 296 ordinal A) y de Justicia Militar y desde luego, a la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión. Este debe ser el paso previo. ¿Luego? ¡Socialismo!, propiedad social de los medios de producción como sustento imprescindible para la Conciencia del Deber Social. No se puede hacer arroz con pollo sin pollo.

Patria Socialista o Muerte

¡VENCEREMOS!

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve