El resultado político de esta concepción es bastante claro. Si no hay condena eterna, si tan sólo existen la salvación eterna o la muerte definitiva, no se perju-dica en nada la recompensa a los buenos, pero se reduce en grandes proporciones el castigo a los malos. Quien anhela la salvación del alma nada pierde. Empero, quien le teme a la condena eterna puede renunciar a ese temor.En aquella época, como mostró Keith Thomas, no eran pocos los que manifestaban escaso interés por ir al Paraíso pero temían acabar en el Infierno; ahora bien, si este temor pier-de razón de ser, lo que se desprende es una reducción del miedo.

Las descargas podrían demorar unos segundos de acuerdo a su conexión de internet, las mismas se realizarán en formato PDF en una nueva pestaña.

Descargar: