Noticias

15.jul.2013 / 09:18 am / Comentarios desactivados

Le correspondió al diputado bolivariano Jesús Faría, vicepresidente de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional, abrir el debate en el Parlamento sobre el audio de la conversación entre la legisladora opositora María Corina Machado y el historiador Germán Carrera Damas, que fue presentado por el ministro del Poder Popular para la Comunicación y la Información, Ernesto Villegas, y el alcalde de Caracas y jefe de los comandos de campaña bolivarianos, Jorge Rodríguez. Faría aseguró -hace casi dos semanas- que hay elementos suficientes para investigar a Machado, y le tocó asumir la coordinación del equipo del Legislativo que asumirá esta tarea.

Como parte del trabajo, Faría tiene previsto citar a la propia Machado, a Carrera Damas, a Henrique Capriles y al secretario de la autodenominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Ramón Guillermo Aveledo. “Tendrán que decirle mucho al país”, acotó. En la investigación “saldrán a flote otros nombres de personas que vamos a interrogar, sean del mundo político, de la diplomacia”.

-¿Y si no van?-Nosotros seguiremos avanzando. Queremos tomar la evidencia y los testimonios de la mayor cantidad de personas. Eso significa que toda persona que no tenga temor a la verdad debe acudir a estas interpelaciones.

ARMAS EL ROMPECABEZAS

Entre otros temas, Faría les quiere preguntar a los cuatro dirigentes opositores sobre sus acciones y actitudes, así como “los vínculos que guardan con potencias extranjeras como Estados Unidos”. Ellos “tienen muchas cosas que responder; tienen que responder cómo están incursos en una estrategia golpista, los mecanismos financieros”. Hay “mucho que aclarar”, interrogantes que han quedado en el aire.

El equipo parlamentario también analizará otros materiales, como el llamado de Capriles a sus seguidoras y sus seguidores, la campaña de desconocimiento de la victoria bolivariana, la violencia callejera. “Hay un conjunto de elementos que nosotros vamos a ir ensamblando y que encajan perfectamente en este rompecabezas para el que la señora Machado nos ha proporcionado una pieza clave”, manifestó. “Ella delató al señor Aveledo como golpista y como instrumento del Departamento de Estado, y se incluyó de una manera muy clara en esta política fascista”.

Faría indicó que la AN tiene que hacer “una investigación mucho más profunda”, para evaluar “qué fuerzas están involucradas, cuáles son los antecedentes, cuáles son los vínculos que se han tejido en el exterior, cuáles son los recursos que financian eso”. Todo eso “lo tenemos que plasmar en un informe y determinar cuáles son las responsabilidades desde el punto de vista político, desde el punto de vista moral, desde el punto de vista penal”.

Puntualizó que no hay un tiempo establecido para esa investigación, pero garantizó que la agenda que seguirá la comisión será “muy intensa: estimamos que en dos meses podemos haber finalizado la investigación”. Los diputados Ricardo Sánchez, Carlos Vargas y Andrés Álvarez, que militaron con la oposición hasta poco antes de las elecciones, “se nos han acercado y han ratificado las denuncias que hemos hecho”, destacó.

PLANES EVIDENTES

Faría sostiene que en la grabación “que escuchó todo el país” Machado “revela planes de la oposición y su visión de lo que está ocurriendo en el país”, y muestra cómo el secretario de la MUD “promueve planes golpistas contra el país vinculados con el Departamento de Estado de Estados Unidos; es decir, recurre a una potencia imperial como Estados Unidos para desarrollar un plan golpista que equivaldría a un derramamiento de sangre”. La posición de Aveledo es criticada por Machado “por considerarlo un plan muy tímido”, que no se ajusta a los planes del antichavismo “de someter al país a un control social absoluto”. Todo forma parte “de una estrategia golpista” de sectores a los que no les importaría incendiar el país, advirtió el parlamentario. La grabación “ratifica algo que hemos venido denunciando: el plan golpista, profundamente antidemocrático, de desprecio a la voluntad popular, de atentado contra la institucionalidad democrática”.

-La diputada alega que la grabaron ilegalmente. En su opinión, ¿qué pesa más? ¿El contenido de esa denuncia o la forma como fue obtenida esa grabación?

Esa es una práctica recurrente de fuerzas absolutamente irresponsables. Ante la puesta en escena de todo un plan sangriento y criminal, ellos tratan de victimizarse y de banalizar el problema. Es decir, fundamentarse en elementos que no tienen ninguna importancia, como una grabación que ellos dicen que es ilegal, y ponderar eso muy por encima del contenido. -

¿Cree que pesa más el contenido?

Muchísimo más. La grabación la obtuvimos de fuerzas opositoras que se deslindan de esos planes golpistas, y asqueadas de eso nos entregaron las cintas. Ahí es donde tenemos que ver si realmente es un delito grabar una conversación en la que se revela un plan que puede conducir al país a una catástrofe. Según Faría, si se contrasta con lo sucedido luego del 14 de abril de este año queda claro “que los opositores están embarcados en un plan, en una aventura macabra” para generar inestabilidad y convulsión. Recordó el comentario del ministro Villegas, quien dijo dijo que hubiese sido muy valioso para el país haber tenido una declaración como esta de Machado antes del golpe de Estado del 11 de abril de 2002. Como dirigente socialista, subrayó que el país se encuentra “ante un grupo muy peligroso de la política venezolana, que tiene planes golpistas” y que reúne a partidos e individualidades, y que cuenta con aliados “tan poderosos como Estados Unidos, aunque aliados es mucho decir: en realidad son apéndices de la política imperialista”.

CÓMPLICES

La burguesía venezolana “ha sido cómplice y actriz fundamental de las grandes felonías y fechorías” que se han perpetrado en el país, acusó. Faría rememoró que el golpe contra Cipriano Castro, a comienzos del siglo XX, fue perpetrado por las trasnacionales, y dio paso “a una dictadura inmunda, como la de Juan Vicente Gómez que entregó” el petróleo a los intereses foráneos. “Esa fue la cuna de oro de esta burguesía que comenzó a arraigarse en la cultura de la sumisión y de la entrega de la soberanía nacional”, expresó.

-¿Es el mismo hilo conductor?

Es el mismo hilo conductor; la misma clase social que, en diferentes generaciones y con diferentes formatos, gobernó el país en el siglo XX. Faría suma, también, el golpe de Estado contra Rómulo Gallegos y la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, derrocada en 1958. “Después vinieron el 23 de Enero de 1958 y el Puntofijismo”, y la asociación entre los partidos AD, Copei y URD “para aplastar al movimiento popular”. Esos son “los hechos que han caracterizado a la burguesía en su forma de gobernar: siempre reprimiendo al pueblo y siempre en sumisión a los intereses internacionales”. En otras palabras, “la traición a la patria, la traición a los intereses del pueblo y la represión como instrumento fundamental para evitar cualquier tipo de resistencia” fueron los rasgos fundamentales de los regímenes de la burguesía.

-Machado puede decir que hay una cacería de brujas contra ella. ¿Hay una cacería de brujas contra ella?

No es una cacería de brujas. Nosotros tenemos la enorme responsabilidad de cuidar esta revolución, de defenderla, y ella se ha ubicado en un campo antidemocrático (incluso firmó el decreto de Pedro Carmona Estanga). Ella ha dado muestras suficientes de asumir posiciones antidemocráticas, golpistas, leoninas, felonas, para derrocar al Gobierno. Lo del 15 de abril fue lo último: lanzaron a sus fascistas a la calle para causar zozobra.

UNA GRIETA GEOPOLÍTICA

Las fuerzas que gobernaron el país antes de 1999 “eran expresiones políticas de las clases económicas dominantes, de la burguesía tradicional y de las trasnacionales”, señaló el diputado bolivariano Jesús Faría. En América Latina, con la llegada del comandante Hugo Chávez, ocurrió “un terremoto político”, se generó “una verdadera grieta geopolítica que permitió posicionar a las fuerzas bolivarianas, a las fuerzas democráticas, a las fuerzas antineoliberales y a las fuerzas socialistas”. Ese cambio “provocó una fractura de un mecanismo de dominación que ejercía el imperialismo desde su mismo nacimiento”, comentó. Estados Unidos nació “como una gran potencia imperial, lo que significa expansionismo, intervenciones en nuestros asuntos internos, hostigamiento, bloqueos, guerra abiertas, invasiones”. Venezuela, con el comandante Chávez a la cabeza, desmanteló “el plan de institucionalizar los mecanismos de anexión económica y de injerencia política”, y se abrió paso una nueva forma de unión latinoamericana. “Se ha fortalecido mucho ese nuevo bloque de poder que no es sumiso, que no es plataforma para las compañías trasnacionales” y que no sirve “de patio trasero a las políticas de Estados Unidos”. El régimen estadounidense, estima el legislador, comprende “que el gran epicentro de los cambios sistémicos está aquí en Venezuela, y por eso nos atacan de manera virulenta e iracunda”.

Fuente:Correo del Orinoco

T/ Vanessa Davies F/ Héctor Lozano