Noticias

Este lunes, los presidentes de Ecuador y Bolivia, Rafael Correa y Evo Morales, respectivamente, abogaron en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por un nuevo modelo alternativo al capitalismo, que incluya la preservación del medio ambiente, como clave para el existir del ser humano

Para esto, durante su intervención en la 70º Asamblea General del organismo internacional, que se lleva a cabo en Nueva York, Estados Unidos (EEUU), el presidente Correa indicó que es necesario que los Estados miembros de esta organización, conformado por 193 países, elaboren un tratado que permita sancionar a las empresas transnacionales que atenten contra el medio ambiente, así como los derechos humanos de las naciones.

“Las empresas transnacionales deben cesar sus abusos contra los Estados y pueblos del Sur. Ecuador hace un llamado a los Estados miembros a participar en la elaboración de un tratado vinculante para sancionar a empresas transnacionales cuando vulneren los derechos humanos o cuando atenten contra la naturaleza”, expresó el mandatario ecuatoriano, por lo que consideró que es vital consolidar una declaración universal de los derechos de la naturaleza, para preservar la existencia de la humanidad.

Ante este panorama, celebró que en la Agenda de Desarrollo Sostenible 2015 -2030, se tomé como prioridad el cuidado al medio ambiente. Dicha agenda comprende 17 objetivos, entre ellos: la reducción de las desigualdades; la adopción de medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos; la protección, restablecimiento y la promoción del uso sostenible de los ecosistemas terrestres; el combate de la pobreza extrema en todas sus formas y la lucha contra el hambre.

Puntualizó que el problema del cambio climático podría resolverse con más justicia ambiental, así como declarar a las tecnologías que mitigan este efecto como bienes globales para permitir su libre acceso.

En este sentido, su par boliviano, Evo Morales enfatizó que para la preservación del ecosistema y de la raza humana, se debe combatir al capitalismo, modelo que se impuso en naciones durante décadas.

Morales denunció que el capitalismo sólo ha generado crisis económicas y humanitarias al mundo, en contraste con los modelos inclusivos que impulsa la mayoría de los países de Suramérica y El Caribe, que busca mayor integración y mejor calidad de vida para el ser humano.

“El capitalismo, ahí vienen problemas serios para la humanidad, por eso estamos convencidos que si queremos acabar con la pobreza, hay que acabar con el sistema capitalista, no hay otro camino”, expresó el Jefe de Estado boliviano este lunes en la ONU.

Respaldo a la soberanía de los pueblos

En los debates de este lunes en la ONU, los países de América Latina alzaron su voz para manifestar su respaldo a la soberanía de los pueblos, frente a los constantes ataques de fuerzas imperiales.

Tal fue el caso de la solicitud que reiteró el presidente cubano Raúl Castro, durante su primera intervención en la ONU, exigió al gobierno de Estados Unidos devolver el territorio ilegalmente ocupado en Guantánamo, el cese del bloqueo económico y de los programas de subversión y desestabilización contra la isla caribeña, a fin de normalizar las relaciones entre ambos Estados.

“Tras 56 años de abnegada resistencia de nuestro pueblo quedaron restablecidas las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, ahora se inicia un largo y complejo proceso hacia la normalización de las relaciones, que se alcanzará cuando se ponga fin al bloqueo económico, comercial y financiero”, expresó el mandatario cubano.

Igualmente, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, abogó por la soberanía de su nación y celebró la acción tomada por el organismo el pasado 10 de septiembre, al aprobar los nueve principios para que se realicen los procesos de canje de una forma justa y equitativa Procesos de Reestructuración de Deudas Soberanas, lo que lo calificó como un avance importante y un triunfo para el país suramericano en su lucha contra las pretensiones de los fondos buitres, que pretenden obtener ganancias de hasta 1.600% por el canje de la deuda que mantiene la nación.

Para prevenir nuevos escenarios como ese, entre los principios planteados por el comité se encuentra el derecho soberano de todos los Estados a reestructurar su deuda, así como la buena fe, la transparencia, la imparcialidad y la sostenibilidad, considerado por la mandataria como uno de los más importantes, debido a que “habla de pagar la deuda y honrar la deuda, pero no a costa del hambre y de la miseria del pueblo sino a través de un proyecto político y económico (…) que hagan sustentable el desarrollo y el crecimiento de una sociedad”.

De igual forma, saludó el restablecimiento de las relaciones entre EEUU y Cuba, acción que también apoyo el mandatario de Ecuador. “Nuestros pueblos nunca más aceptarán la tutela, la injerencia y la intervención, su memoria está lacerada por los abusos y la violencia del pasado, aunque nos pidan olvidarlo”.

Por su parte, Castro reafirmó la solidaridad del Gobierno y del pueblo cubano con la República Bolivariana de Venezuela frente a los intentos de desestabilización que emprende la derecha nacional e internacional contra el proceso revolucionario, iniciado por Hugo Chávez Frías, así como su respaldo con la República de Ecuador y la Revolución Ciudadana, presidida por Rafael Correa, ante los intentos de golpe de Estado por parte de la derecha de ese país,

Ecuador “se ha convertido en el blanco del mismo guión de desestabilización aplicado contra otros gobiernos progresistas de la región”, denunció Castro.

Reforma de la ONU

Este lunes, los mandatarios de Chile, Michelle Bachelet; México, Enrique Peña Nieto; Brasil, Dilma Rousseff y Paraguay, Horacio Cartes, exhortaron reformar el sistema de la ONU, basadas en la inclusión, en la igualdad y en la justicia.

Rousseff manifestó que es necesario que esta instancia debe ser capaz de promover la paz sostenible internacionalmente, que actúe con eficacia y de manera rápida ante situaciones difíciles.

“Para dar a ONU la centralidad que le corresponde es crucial una reforma de sus estructuras. El Consejo (de Seguridad) debe ampliarse en su categoría de miembros permanentes y no permanentes para que sea más representativo, eficiente y eficaz”, dijo.

Esta propuesta fue aplaudida por Bachelet, quien manifestó que la reforma es necesaria, debido a que se debe velar por el buen funcionamiento del sistema internacional, y que para esto se debe ampliar “el número de sus miembros permanentes, ilimitado al veto, al menos cuando se trate a crímenes de lesa humanidad”, recalcó la Mandataria de Chile.

Por su parte, el mandatario mexicano calificó de inaceptable utilizar el poder del veto de la ONU con fines nacionales y perjudicar la acción internacional por la paz mundial, por lo que manifestó que los miembros permanentes “tienen una responsabilidad especial con la paz y la seguridad internacional que deben asumir en todo momento, en especial cuando se vulneran los valores más fundamentales”.

El Consejo de Seguridad de la ONU tiene la responsabilidad principal —según lo estipulado en la Carta de las Naciones Unidas— de mantener la paz y seguridad internacionales. Cuenta con 15 países miembros; cinco de ellos son miembros permanentes con poder de veto y 10 no permanentes, electos por la Asamblea General por períodos de dos años.

AVN

onu1403697348