Noticias

A una cantidad importante de venezolanos conmueve Empresas Polar con sus atinadas -mercadotécnicamente hablando- cuñas publicitarias sobre sus productos, en especial las que promueven la idea de que sin la harina de maíz producida por la industria de Lorenzo Mendoza, el país pasaría hambre. Pero, ¿sabía usted que la harina de maíz no fue inventada por Polar?

Lo cierto es que la patente de la harina de maíz precocida fue robada a un genio que el marketing de la industria del osito cervecero ha relegado al olvido. Hablamos de Luis Caballero Mejías, ingeniero mecánico que inventó a medidos del siglo XX el procedimiento industrial para producir lo que erróneamente muchos llaman “Harina PAN”.

La Harina de Masa de Maíz o Masa de Maíz deshidratada fue patentada en Venezuela bajo la Ley de Propiedad Industrial y Comercial, ante el Ministerio de Fomento N° 271, mes 7, Registro General 5.176, de fecha 04-06-1954. La harina, quedó registrada con el nombre de “La Arepera”.

Lamentablemente, la industria que deseaba hacer prosperar este gran inventor no surgió debido a factores políticos, económicos y a su delicado estado de salud. Esto quedó inferido en una carta escrita a la Asamblea General de Accionistas de la empresa:

A la Asamblea General de Accionistas Señores: Cuando traté de fundar una Compañía para explotar la patente de mi propiedad “Masa de maíz deshidratada” los invité a participar en ella de buena fe. Sabía que el negocio era bueno, que la harina era buena y por lo tanto el resultado no podía ser malo. Constituida la Compañía, fue nombrada una Junta Directiva de la cual formo parte y se suponía que ella debería comenzar a trabajar. Durante algunos meses hice ver a mis compañeros la necesidad de buscar un local o construirlo en el menor tiempo posible. Después de ver muchos sitios inútiles, resolvieron los señores Antonina y Omar Quintero, comprar un terreno y construir el local. Desde un principio colaboré con ellos en el planeamiento del edificio para las necesidades de la industria.Escogí y preparé la maquinaria que se debía utilizar y fue comprada de acuerdo con mis indicaciones y trabajoDe selección; fiscalicé la construcción de los pilones trasladándome a Maracay de acuerdo con las necesidades fui a los talleres industriales, regularmente, durante la construcción del secador. Proyecté la instalación de la maquinaria y calculé y dibujé las torres donde estas debían ser montadas para seguir el proceso que se traduciría en ahorro de mano de obra. Vigilé la construcción del edificio (propiedad de algunos socios) con el mismo interés y finalmente monté la maquinaria y equipo a un costo irrisorio como podía verse en caso de que se discrimine de lo pautado global, lo correspondiente a jornales.Aún sin terminar el montaje comencé las pruebas del equipo en mi afán por corresponder a los deseos de salir rápidamente al mercado. Casi todas las maquinarias resultaron. Sin embargo, al fallar el presecado ideado por el Ingeniero Fabián, como parte integrante del sistema, falló a su vez el secador. Desde ese mismo momento me he encontrado en la fábrica haciendo todas las pruebas que han sido necesarias a fin de obtener un resultado práctico en el trabajo, he ideado sistemas, y finalmente he hecho por mi cuenta y riesgo trabajos que nos están acercando a la solución del problema. Después de todo esto ustedes juzgarán. 

Luis Caballero Mejías

Estas circunstancias fueron aprovechadas por los dueños de Empresas Polar para robar la patente de Luis Caballero Mejías y abrogarse la invención de la harina de maíz precocida. Hoy continúan diciendo que la arepa que comemos cada día se la debemos a ellos.

Mensaje Directo
maíz
 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve