Noticias

28.ago.2013 / 01:09 pm / Comentarios desactivados

Alberto-Federico-Ravell-600x272

El presidente de la Venezuela, Nicolás Maduro, advirtió este martes a Alberto Federico Ravell por sus reuniones con el terrorista de origen cubano Luis Posada Carriles, en el contexto de los frustrados planes de magnicidio revelados este lunes por el ministro de Interior, Justicia y Paz, M/G Miguel Rodríguez Torres.

“Dice Alberto Federico Ravell que Luis Posada Carriles es un indefenso viejito (…) cuidado tu andas mucho por allá y te reúnes con la gente que permanentemente está en esta jugada”, advirtió el jefe de Estado durante la juramentación del Secretariado del Movimiento por la Paz y la Vida, desde la parroquia Petare, en el estado Miranda.

Maduro señaló que el Gobierno de Venezuela cuenta con el apoyo de diversas naciones, organismo y personas que quieren la paz para la nación suramericana.

“Tenemos muchos amigos en el mundo que quieren la paz de Venezuela y nos cuentan muchas cosas incluyendo las tuyas (Ravell), tus negociaciones y maldades”, enfatizó.

Resaltó que tal y como lo enseñó el comandante supremo de la Revolución, Hugo Chávez, continuará manteniendo al pueblo informado y actualizado con la verdad. Por ello, decidió revelar los planes magnicidas hacia su persona.

El jefe de Estado recordó que Posada Carriles estaría implicado en el complot para asesinarle del cual se dieron detalles este lunes con la captura de dos sicarios colombianos con pertechos de guerra. “Terrorista de cuatro suela como dicen por ahí, asesino”, precisó Maduro

En ese sentido, instó a la ministra de Comunicación e Información, Delcy Rodríguez, a difundir los diversos audiovisuales sobre atentados vinculados con el terrorista, como el atentado al vuelo 455 de Cubana de Aviación en 1976.

“Delcy deberíamos mostrar el atentado que hizo al avión de Cubana de Aviación con un equipo de esgrimistas que venían de una competencia centroamericana, 73 muchachos les puso una bomba y voló un avión, y tantas otras cosas que hizo.

Fuente/Correo del Orinoco
Texto/Lizgreis Gómez