20.oct.2015 / 12:28 pm / Comentarios desactivados

El 20 de octubre de 2012, el Presidente Comandante Hugo Chávez pronunció el discurso que se conocería como Golpe de Timón, en el que anunció un nuevo ciclo de la Revolución Bolivariana y la orientación que debería tener el Gobierno Bolivariano durante el periodo 2013-2019. Este discurso se realizó durante el Primer Consejo de Ministros, luego de ganar las elecciones presidenciales del 7 de octubre del mismo año

En él, el Comandante habló de la crítica y la autocrítica, la eficiencia, la aceleración de la construcción de las comunas y el desarrollo del Sistema Nacional de Medios Públicos, entre otros temas de la construcción del socialismo, que anunció como primordiales para el próximo período presidencial. Con el eslogan del “Salto Adelante”, explicó hacia dónde se debía dirigir la Revolución, y explicó que cualquier proceso exige cambios continuos. “Cualquier revolución requiere una revolución permanente”, exclamó.

“No hay tiempo para dormirse en los laureles; cualquier proceso revolucionario no puede ni debe tener momentos de letargo sobre todo lo logrado”, explicó el Comandante. Acudiendo a István Mészáros, filósofo marxista, Chávez alertó que la sostenibilidad de la Revolución exigía eficacia socialista en la gestión de las políticas públicas, y muy especialmente, reclamaba una gran Revolución económica; pero no neoliberal, sino capaz de transformar el modelo económico y su metabolismo productivo y social.

El Golpe de Timón representa la necesidad de un viraje y correctivo importante, sugerido por el propio líder Bolivariano para profundizar las grandes transformaciones que plantea el Plan de la Patria.

pre